Razer Orbweaver

29 Octubre 2013 por Quetedigo

Los usuarios habituales a los juegos van conociendo las bondades y ventajas de un equipamiento gamer tales como ratones, teclados o dispositivos dedicados. Razer Orbweaver es un keypad, podemos llamarlo dos en uno, ya que integra un pad direccional y 20 teclas totalmente personalizables. De diseño para nuestra mano izquierda donde tendremos un control absoluto enfocado a juegos MMRPG y MMO ya que tendremos a nuestro alcance cambiar hasta 8 mapas de teclado (las 20 teclas) con tres zonas ajustables para adaptarse a la mayoría de usuarios y el consagrado Razer Synapse 2.0 como software de control.

Análisis / Redacción:Wolf / QuetedigoFotos y montaje:Dobbie
Publicado por:Fecha:29/10/2013

Producto cedido por Razer

Especificaciones del producto

FabricanteRazer
ModeloOrbweaver
Dimensiones (Alto x Largo x Ancho)55 mm x 202 mm x 154 mm
Peso395 gramos
Teclas· 20 totalmente programables
· Mando de pulgar con ocho direcciones programables
Extras· Cambio inmediato entre 8 mapas de teclas
· Módulos reposapulgar, reposamano y reposamuñeca ajustables
Valoración4.8/5

Presentación y vista en detalle

Ampliar foto Razer Orbweaver

El Razer Orbweaver se presenta de forma excelente, habitual en este fabricante, con colores primarios de la marca, negro y verde. Detrás del frontal podemos abrir esta cara para dejar ver el pad al completo.

Ampliar foto Razer Orbweaver

En el interior del blíster encontramos el Orbweaver y un pequeño manual; el software lo descargaremos directamente desde la página de soporte del fabricante, sin ser necesario ningún elemento más.

Ampliar foto Razer Orbweaver

El cable USB 2.0 viene chapado en oro, utilizado para mejorar la conectividad con nuestro equipo y evitar la oxidación del conector.

Ampliar foto Razer Orbweaver

El Orbweaver está construido armónicamente en plástico y metal, este último para los mecanismos que permiten moldear su forma. El plástico parece de gran calidad, y está cubierto por una capa de silicona antideslizante muy agradable al tacto para evitar deslizamientos involuntarios de nuestra mano.